port vell hotel barcelona

El Port Vell


El Port Vell de Barcelona

Ha sufrido una gran transformación en los últimos años. Lo que era una zona portuaria , reposo de barcos, en la que cohabitaban dos clubes náuticos con almacenes de carga y descarga, es ahora una de las más importantes comerciales de Barcelona. Lo forman tres muelles: el Moll de la Fusta, el Moll d'Espanya y el de la Barceloneta. El Moll de la Fusta, ocupado en el siglo XVI por una muralla, es un espacio que actualmente está dividido en 2 zonas: la parte inferior, un paseo con bancos y palmeras donde se ha mantenido el empedrado del viejo muelle y en el que todavía atracan embarcaciones, y la parte superior, un gran balcón con vistas al Mediterraneo. Desde éste se puede contemplar el Maremagnum, situado en el Moll d'Espanya, y el Moll de la Barceloneta, formado éste por un gran paseo ( Joan de Borbó ) flanqueado por cafeterías y restaurantes.

Si el visitante recorre el Paseo Marítimo por la noche, puede observar una de sus singularidades, que es la existencia de unas claraboyas ocupadas por luminosos de neón, obra de Mario Mertz. Al final del paseo se encuentra la Torre de Sant Sebastià, una de las dos del transbordador aéreo que une la montaña de Monjuïc ( Estación Miramar ) con el puerto de Barcelona. Entre estos dos tramos, el transbordador supera una pendiente de 99 metros y realiza un recorrido de 815 metros , con parada en el Moll de Barcelona. En este muelle está el World Trade Center, el mayor centro de negocios y servicios de la ciudad, cuya estampa, similar a la de un transatlántico, sobresale en todo el conjunto del Port Vell